miércoles, 15 de febrero de 2017

 La osadía del equipo de Sarri no tiene límites.
 El Nápoles que hoy visita el Bernabéu es un equipo nacido para atacar:
      Su   ofensiva no tiene límites.
En sus virtudes, esconde su penitencia: el riesgo que corre en defensa cuando el rival tiene calidad y recursos para aprovechar los espacios que deja a su espalda. No entiende otro estilo su entrenador Maurizio Sarri,por su personalidad y sabiduría para liderar un vestuario. Un ejecutivo de banca que pasó por todas las divisiones del Calcio antes de sustituir a Rafa Benítez en el Nápoles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada